loader image

Blog

Dolor de talón. ¿Mejora con las plantillas?

 

¿Qué es el dolor del talón? ¿De dónde viene?

El dolor de talón es una patología compleja y multifactorial, es decir, hay muchas posibles causas que pueden originar el dolor y, en muchas ocasiones, son varios sujetos los que provocan el dolor.

Nos podemos encontrar casos en los que el principal factor de riesgo sea una falta de movilidad del tobillo o acortamiento de la cadena posterior (gemelos, etc). Puede ser por una alteración de la movilidad del dedo gordo del pie (ya que tenemos que recordar que la fascia plantar se inserta en el dedo). Puede ser por presentar un movimiento de pronosupinación excesivo, por perder fuerza de la musculatura intrínseca del pie, se puede deber a un atrapamiento nervioso o también puede incluso estar provocado por un problema reumático, etc.

Una vez que entendemos esta parte, es sencillo entender que si el paciente tiene un dolor en el talón por un problema inflamatorio porque presenta un patología reumática, es lógico pensar que el paciente no va a mejorar con unas plantillas. Sin embargo, si el paciente presenta un acortamiento muscular o alguna alteración biomecánica de las mencionadas anteriormente, las plantillas nos van a ofrecer una mejoría y van a ser de gran ayuda en el tratamiento.

 

 

Los estudios científicos, como siempre, nos aportan más luz a todo esto y el resumen que nos vienen a decir es el siguiente:

“Las plantillas son una buena opción para mejorar el dolor y la funcionalidad, pero sobre todo la funcionalidad”

Esto nos da a entender que los pacientes con las plantillas pueden hacer más cosas: andar mas, entre otros. Como conclusión, les afecta menos en su vida diaria. Si antes les dolía al caminar 1000 pasos, con las plantillas les duele al caminar 5000 pasos. Pero no es un tratamiento que se debería hacerse de forma única, ya que no termina de quitar el dolor (en la mayoría de los casos).

Un ejemplo de tratamiento podría ser el siguiente:

Un paciente que tiene dolor en el talón desde hace 7 meses (el paciente es corredor amateur) tiene el dolor por las mañanas con los primeros pasos o tras periodos de descanso. Al realizarle el estudio de la pisada o análisis biomecánico, observamos que el paciente tiene una falta de movilidad del tobillo, es decir, tendría que llegar a 25º de flexión dorsal y presenta 15º.

Vemos que tiene acortamiento de la cadena posterior con puntos gatillo en los gemelos, sóleo, etc, y le realizamos una ecografía donde observamos que presenta un proceso de fasciosis plantar.

El tratamiento sería el siguiente: una plantilla que lleve principalmente una talonera que compense ese acortamiento, fisioterapia para tratar los puntos gatillo, ejercicios de movilidad del tobillo y de estiramiento de gemelo para llegar a los 25º de flexión dorsal y ejercicios excéntricos para la fascia plantar para fortalecer y que se consiga regenerar poco a poco.

 

En un proceso de 3 meses de tratamiento, se deberían ver ya cambios objetivables y si el paciente se encuentra mejor se pueden ir retirando tratamientos excepto los ejercicios ya que tardarán muchos meses en que la fascia se fortalezca.

 

Si crees que tienes los mismos síntomas, no dudes en acercarte a nuestra Clínica de Podología Teresa Montero para que podamos tratarte o simplemente si necesitas más información, llámanos al +34 931 09 06 71

DEJA UN COMENTARIO