loader image

Blog

HomecuidadoCuidados pie diabético verano

Cuidados pie diabético verano

Cuando tienes diabetes, es importante que cuides bien tus pies, ya que eres más vulnerable a los problemas de los pies. Se acerca la época del año en la que nos quitamos las zapatillas y damos paso a las chancletas. Pero antes de poner los dedos del pie en la arena, si tienes pie diabético, parate primero a pensar en la salud de tus pies.

Como persona con diabetes,  puedes estar en mayor riesgo de lesión e infección de tus pies, debido al daño a los nervios y a la reducción del flujo sanguíneo. Con estos riesgos mayores, las lesiones pequeñas pueden convertirse en complicaciones aún mayores. Por ejemplo,  puedes desarrollar una llaga o una ampolla que podría posiblemente conducir a una infección y estar en mayor riesgo de perder un dedo del pie, su pie o incluso su pierna.

Os dejamos consejos útiles para el cuidado de los pies de la diabetes para mantener esos pies y dedos sanos durante el clima cálido y durante todo el año:

Rutinas

  • Revisa tus pies diariamente, buscando cualquier enrojecimiento, hinchazón, ampollas, cortes o dolor. Si no puedes ver la planta de los pies, usa un espejo o pídele ayuda a alguien.
  • Lávate los pies diariamente. Secalos bien, especialmente entre los dedos de los pies.
  • Camina con frecuencia y se más activo.
  • Haga que un profesional te corte las uñas de los pies a menos que puedas verlas y alcanzarlas adecuadamente. Si puedes ver y alcanzar las uñas de los pies, córtalas cuando sea necesario en línea recta sin cortarlas demasiado cortas. Limar los bordes con una lima de esmeril o lima de uñas.
  • Cuando uses lociones en los pies, aplica siempre una capa fina y evita el área entre los dedos de los pies.
  • Visita a un podólogo una o dos veces al año para un examen completo.

Calzado

  • Nunca camines descalzo, ni siquiera en la playa.
  • Usa zapatos cómodos que te queden bien y protejan tus pies.
  • Pregúntale a tu podólogo acerca de los zapatos para diabéticos. Tener zapatos que te queden bien reducirá el riesgo de complicaciones.
  • Revisa dentro de tus zapatos antes de usarlos. Asegúrate de que el forro sea liso y que no haya objetos en el interior.

Prevención

  • Evita las temperaturas extremas en la planta de los pies, es decir, el las temperaturas muy calientes y muy frías. No pongas los pies en agua caliente. Siempre, prueba el agua antes de poner los pies en ella como lo harías antes de bañar a un bebé. Nunca uses botellas de agua caliente, almohadillas térmicas ni mantas eléctricas. Puedes quemarte los pies sin darte cuenta.
  • Evita cruzar las piernas. Cuando estes sentado, mueve los dedos de los pies y mueve los pies. Eleve los pies cuando esté sentado si es propenso a que se le hinchen los pies y los tobillos.
  • Evite fumar, ya que fumar aumenta el riesgo de complicaciones a largo plazo.
  • Busca la ayuda de un podólogo si desarrollas callos, callosidades, uñas encarnadas u otros problemas preocupantes relacionados con el cuidado de los pies.

Lo más importante es que tengas cuidado con tu diabetes. Trabaja con tu equipo de atención médica para mantener su nivel de glucosa en la sangre dentro del rango objetivo, y manten tu A1c dentro de los límites normales.

Haz que el control de tus pies sea parte de su rutina diaria. Reservar una pequeña cantidad de tiempo cada día para revisar apropiadamente sus pies es una necesidad.

 

 

DEJA UN COMENTARIO